miércoles, 1 de agosto de 2012

REFLEXIONES SOBRE LAS ESTRATEGIAS PEDAGÓGICAS

Habilidades o Estrategias para mejorar la Enseñanza en el aula de clase
                                       Por. Oxio Ramos

     Es importante que el docente de aula tenga los conocimientos básicos sobre las expectativas de aprendizaje que demuestran los estudiantes, hay entornos sociales donde la práctica pedagógica nos parece que no tiene sentido, que los muchachos no obedecen, que nada les atrae y creamos nosotros mismos un  ambiente cargado de una atmosfera de apatía interna, ¿A cuántos nos ha pasado? Siempre que entramos a un aula podemos notar diferencias entre los estudiantes, algunos están centrados en su trabajo, otros corretean, gritan y se oye la voz del maestro dando órdenes que parecen perderse en el espacio, este tipo de situaciones son necesarias cambiarlas, porque se va fomentando a lo largo del tiempo un proceso de anarquía y conductas desafiantes y negativas en el estudiantado.
      Los maestros deben de ante mano preparar el ambiente para que éste sea un espacio  estimulante y desafiante para los estudiantes, a través del cual puedan explorar e interactuar con otros niños y con los materiales. El niño debe ser guiado para seleccionar el área en la que desea trabajar en nuestro país Venezuela, se usa la técnica de proyectos de aprendizaje, donde se incluye el aprendizaje formal de áreas académicas, que se conectan con otras actividades como juego, danzas, teatro, música es decir se fomenta la cultura.
     El proyecto de aprendizaje, es un método holístico de enseñanza donde intervienen factores que transforman la psiquis de cada aprendiz y del propio educador, debido a que se está en contacto directo con el hacer, la investigación y la experimentación,  teniendo como meta lograr el aprendizaje significativo, es decir un proceso de atracción entre lo que se conoce antes y lo nuevo que se aprende, dando sentido y valor a lo que cada día se va descubriendo.
     El maestro a través de estas acciones previamente ya ha preparado las destrezas que desarrollará con los niños, mediante experiencias concretas en cada una de las áreas académicas en el caso venezolano: lengua y comunicación, Ciencias sociales y ciudadanía, matemáticas, deporte y recreación entre otras que son el eje fundamental de la enseñanza que se brinda en las escuelas, donde cada proceso va unido a una experiencia vivida. 
      La mayoría del tiempo los niños trabajan individualmente, en grupos pequeños e informales o en grupos bastante nutridos ofreciéndoles actividades referentes a materiales y personas de su entorno, situaciones de la localidad donde viven con el firme propósito de fortalecer, cinco áreas básicas del desarrollo humano como son la  socialización, el lenguaje, cognición, desarrollo motor fino y grueso,  auto ayuda o autoestima. Los maestros tienen entre sus quehaceres pedagógicos ayudar a los niños y niñas  a desarrollar auto control usando técnicas de refuerzo
positivo, tales como orientándoles  para que se comporten de cierta manera y puedan moldear un comportamiento adecuado dentro del colegio, en el hogar y la comunidad.
     Para esto es necesario que el educador desde su perspicacia intrínseca le brinde a los estudiantes una serie de oportunidades para que logren adquirir y consolidar habilidades sociales procedentes de los valores como: colaboración, ayuda mutua, tolerancia así como la resolución de conflictos. De igual manera preparándolos para hablar con las personas involucradas para resolver problemas interpersonales; que es algo demasiado importante incluso debe ser lo primero que se debe hacer antes de enseñar letras y sonidos, cálculos, historia  entre otros.
     Conforme a esto, es preciso comprender amigo docente que los niños desarrollarán el concepto de sí mismo, de otros y del mundo que los rodea mediante la observación, la interacción con otras personas, con objetos reales, y buscando soluciones a problemas específicos. De allí surge el interés de que debemos cambiar la anticuada estrategia de la rutina de dictar largos párrafos, escribir en el pizarrón muchos algoritmos de operaciones matemáticas con el fin de tranquilizar al grupo de estudiantes, este tipo de actividades son efectivas en nuestro aprendizaje pero la rutina causa rechazo.
     En este sentido debemos saber que los niños entre los 7 a los 11 años están en proceso de desarrollo del sistema óseo, visual, como auditivo, en el caso del sistema óseo referido a la motricidad fina que comprende la mano y los dedos, estos se encuentran en proceso de formación o maduración tanto el carpo como el metacarpo; los dedos que tienen unas divisiones llamadas falange, falangina y falangeta al contrario del dedo pulgar que tiene falange y falangeta. Estas estructuras están en proceso de desarrollo y si se somete al estudiante a una larga actividad escritural, tendrá una fatiga motriz intensa sus manos se cansaran, le dolerán y no realizaran la cantidad de tareas que se le asignen por eso es necesario un descanso entre una y otra actividad, se cree pertinente combinar diferentes actividades donde se evite la fatiga motriz o visual.
     Muchas investigaciones revelan que el aprendizaje tendrá más éxito cuando se innoven nuevas estrategias de enseñanza, los expertos recomiendan por ejemplo para el aprendizaje de matemáticas, ciencias, la cultura, salud  y otras  asignaturas integrando actividades como:: jugar con bloques, medir arena, agua o ingredientes para cocinar; observar cambios en el ambiente; trabajar con madera,   herramientas, bailes; escoger objetos con un propósito; investigar acerca de los animales, las plantas, el agua, cantar y escuchar música de varias culturas; dibujar, pintar. Y lo más importante que no debe faltar entre estos ingredientes es el dinamismo, la personalidad, la amabilidad, la manera mas afable de ganarse a ese grupo como tal, así como lo nuevo que lleve cada día al aula estimado educador. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada